Comic Geekos Rotating Header Image

Anime Impresiones: Jormungand

Though I devour the five lands
and drink the three oceans dry
I am powerless against the sky
For I have no wings, nor legs, nor hands,
I am the world snake
My name is Jormungand

Debo admitir que estos versos, las primeras palabras que oímos en este anime, me atraparon de inmediato. Y es que Jormungand, como anime de acción, tiene mucho a su favor.

La historia de Jormungand comienza cuando Koko Hetmatyar, hija del dueño de HCLI, introduce un nuevo miembro a su equipo de … “guardaespaldas”… que la ayudan en su trabajo de venta de armas de fuego: Jonathan Mar, también llamado Jonah, un preadolescente con habilidad de combate a la par de los mejores soldados. Esto es irónico, ya que Jonah ha crecido toda su vida en medio de conflictos que le han costado su familia y amigos, y odia las armas y a aquellos que las proveen para alimentar estos conflictos.

Como parte del equipo de Koko, Jonathan ha tenido que contener su odio por los traficantes de armas y ayudarlos contra traficantes rivales, asesinos pagados e incluso contra sus mismos clientes (que de repente pueden traicionarlos). Poco a poco vamos conociendo a cada miembro del equipo, y todos reciben buen trato de parte del argumento en cuanto a mostrar sus habilidades excepcionales de combate.

Todos los episodios de Jormungand tienen muy buena acción que cubre toda la gama desde combate con armas de fuego, cuerpo a cuerpo, persecuciones a alta velocidad, etc etc. Y gran parte del atractivo de la serie viene por los giros que provoca Koko Hekmatyar, cuya actitud a veces inmadura esconde una mente estratégica implacable.

Asi que bien, la serie tiene 5 puntos geekos, todo es perfecto, no? Puessss… no.Verán, a lo largo de la serie sentí que le faltaba algo, algún elemento que la elevara a la perfección. Al final comprendí que lo que le faltaba era profundidad en el argumento. Digo, cuál es el objetivo final de Koko y su gente? A dónde nos está llevando la historia? Van 9 episodios hasta el momento y todo han sido aventuras puntuales sin mayor relación entre sí. Aparte de unos flashbacks relacionados a Jonathan y Valmet (otra de los soldados de Koko) tampoco vemos desarrollo significativo en los personajes. La única cosa que me dá esperanza al respecto?: la secuencia inicial del primer episodio en donde vemos al equipo de Koko lanzando un misil balístico a un blanco desconocido. Imagino que en algún momento explicarán cómo llegamos ahí.

Otra cosa que resulta difícil es simpatizar con los protagonistas. Ya mencionamos que Koko esconde su personalidad inclemente bajo una sonrisa. Los demás del equipo de Koko se ven todos agradables hasta que les sueltan la correa y les dan licencia para pelear. También tratan a Jonathan muy amablemente, pero luego vemos que el único motivo por que viaja con Koko es que tienen a sus hermanos adoptivos prácticamente como rehenes para forzarlo a ser guardaespaldas. Incluso cuesta simpatizar con Jonathan, quien ha cerrado sus emociones casi por completo por lo que casi siempre lo vemos con expresión vacante, simplemente haciendo lo que le dicen.

Al menos hasta que le entra la sed de sangre

Comparemos esto con los mercenarios de Black Lagoon (una serie que recomiendo ampliamente), que cuando llega Rock (el personaje inocente del grupo) cambian su dinámica, y la serie trata realmente sobre la interacción de las personalidades de todos: cómo Rock humaniza a los Black Lagoon, y cómo ellos a su vez lo “ensucian” poco a poco. En Jormungand nos limitamos a ver a traficantes de armas… pues traficar armas, y ya.

En fin, Jormungand se mantiene mirable y tengo curiosidad de ver el desenlace, pero le falta para hacerse clásica del anime. Le quedan pocos episodios, espero me puedan sorprender al final.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>